martes, 5 de abril de 2011

Moais


Un moái (del rapanui moai, "escultura") es una estatua de piedra monolítica que sólo se encuentra en la Isla de Pascua o Rapa Nui.
La extraordinaria proliferación de monumentales estatuas de piedra constituye una de las expresiones más relevantes de la cultura Rapa Nui. Estas personificaban a los jefes fundadores de diversos linajes y son parte del culto a los ancestros deificados, común en Polinesia. Existen alrededor de 1000 estatuas en la isla, correspondiendo la mayoría a una sola forma estilística tallada en toba volcánica en las canteras del volcán Rano Raraku, donde aún permanecen in situ 397 moai.

Significado
El significado de los moáis es aún incierto, y hay varias teorías en torno a estas estatuas. La más común de ellas es que las estatuas fueron talladas por los habitantes polinesios de las islas, entre los siglos XII y XVII, como representaciones de antepasados difuntos, de manera que proyectaran su mana (poder sobrenatural) sobre sus descendientes.
Las estatuas se pudieron haber creado en base a la imagen de varios jefes supremos. Se estima que no eran esculturas individualizadas del retrato, sino representaciones estandardizadas de individuos de gran alcurnia. El moai puede también llevar a cabo un papel sagrado en la vida del Rapa Nui, actuando como conductos ceremoniales para la comunicación con los dioses. Se piensa que su posición física entre la tierra y cielo los pone en la tierra secular y sagrada; secular en su representación de el jefe y su capacidad del de apoyar físicamente encima el cielo, y sagrado en su proximidad a los dioses divinos. El moai media así entre el cielo y tierra, la gente y los jefes, y los jefes y los dioses.



Creación


Durante el verano del año 2000, un equipo arqueológico norteamericano descubrió datos que sugieren la utilización de máquinas complejas en la isla hace siglos. El geólogo Charles M. Love y un equipo de 17 estudiantes excavaron secciones de las tres principales carreteras que sirvieron para transportar las estatuas gigantes. Parte de estas carreteras fue excavada originalmente en el lecho de roca de la isla.
Pero quizá lo más sorprendente es que estas rocas no están simplemente colocadas allí, sino encajadas en agujeros tallados en el lecho de roca que forma el suelo de la isla. Un detalle relevante es que este tipo de agujeros se da en los tramos en los que la carretera discurre cuesta arriba. El Dr. Love especula con la posibilidad de que estos agujeros fueran colocados allí para acomodar algún tipo de mecanismo ideado para ayudar a mover las gigantescas cabezas de piedra y salvar desniveles que, de otra manera, requerirían un notable esfuerzo.
Estos agujeros, así como la curiosa forma en "V" de las carreteras nos indican que aún existen importantes incógnitas sobre el sistema que emplearon los nativos de la isla de Pascua para erigir sus misteriosos moáis.
video

No hay comentarios:

Publicar un comentario